Relación con la prensa troll: ¿hay alternativas?

Posted on 16/11/2016

0


2031-no-vamos-a-hablar-mas-con-la-prensa

Luego de esta conferencia de prensa, y la decisión tomada por los integrantes de la Selección Argentina, queda una duda. ¿Hay una alternativa? ¿Se puede hacer otra cosa en una situación similar? ¿Tendrá algún efecto? Suponiendo que los dichos del periodista que impulsaron a esta medida son falsos, claro.

¿Es necesario tomar una medida de este tipo? No hay respuesta clara para esto. Pero no hay cómo cuestionar el hecho de que los protagonistas hayan sentido que la línea se cruzó, y hay que volver a dibujarla. El tema es cómo. Y con qué efectos.

Hay un sector de la prensa que vive de cubrir/generar/inventar escándalos y debates inconducentes día tras día. Irrespetuosa, irresponsable (en el sentido legal de la palabra) sensacionalista y “manijeadora”, y por eso mismo muy exitosa. Ellos no necesitan contacto con los protagonistas para hacer esto (de hecho en muchos casos no son cronistas ni movileros, sino periodistas estrella y de estudio), entonces lamentablemente podemos inferir que esto no los afectará para continuar haciéndolo y además los incentivará. Para ellos no es más que una medida simbólica, y más cuando se trata jugadores que no tienen contacto habitual con la prensa por vivir en Europa. En cambio, sí afecta a quienes no quiere afectar. Al resto, ese con el que Messi en sus dichos reconoce estar siendo injusto. Y a la exposición mediática y de patrocinadores que la institución necesita. Es hacer pagar a santos por pecadores. ¿Hay una chance de que esto genere cierta presión corporativa interna, entre colegas, para forzar una disculpa? Personalmente no lo creo. Estamos hablando de div@s que viven de este modus operandi troll-style. Una medida así les da aún más entidad y fama de la que ya tienen. Si no, pregúntenle al Toti Pasman sobre lo bien que las dedicatorias de Diego Maradona le han hecho a su carrera.

¿Qué se puede hacer entonces? Una idea que haga que esa presión no sea entre colegas, sino donde duele: desde arriba hacia abajo, desde sus jefes. O entre compañeros de trabajo. Por ejemplo, vetar el acceso a todo representante del/los medio/s a los que el periodista no grato pertenezca, hasta que se produzca una disculpa pública o rectificación. O ir más allá y vetar a todo el grupo de empresas al que ese medio pertenezca, lo cual podría generar una situación muy interesante si se tratara de empresas vinculadas comercialmente al equipo/club/federación… ¿qué otras opciones se te ocurren? Una puede ser eliminar al/los intermediarios, y hacer toda la comunicación vía redes sociales. Atender preguntas de usuarios comunes, filtrarlas si es necesario, y luego responder mediante la misma vía, dándole el lugar apropiado a los patrocinadores. No es algo novedoso, ciertamente, aunque suele hacerse como método de engagement digital y no como represalia.

 

 

Anuncios
Posted in: Sin categoría