Sobre las simpatías múltiples deportivas: “Categorías”.

Posted on 24/04/2014

0


Imagínense a una persona, un aficionado común y corriente al deporte en general. Su deporte principal es el fútbol, como el de la mayoría. Es hincha de San Lorenzo, por el motivo que sea. Vive en Castelar Sur, así que también tiene simpatía por Deportivo Morón. Tiene familia en Mar del Plata y por lo tanto le cae bien Aldosivi como ellos. Sigue el fútbol internacional como cualquier otro; le gustan el Barcelona en España, la Roma en Italia, el Tottenham Hotspur inglés y hasta el Niza francés.

También es muy aficionado al básquetbol. Jugó de chico en Argentino de Castelar, así que obviamente quiere que le vaya bien en los torneos metropolitanos. Como hincha de San Lorenzo, también espera verlo al Cuervo en la Liga Nacional algún día. Su familia marplatense lo hizo simpatizar por Peñarol también. Obviamente le gusta la NBA, y San Antonio Spurs sobre todo. De vez en cuando mira la NFL y algún día quisiera ver a los Kansas City Chiefs ganar el Super Bowl. También admira a Roger Federer y a Tiger Woods, como tantos otros.

En este ejemplo, he mencionado un total de 14 (CATORCE) competidores a los que esta persona desea ver triunfar, en mayor o menor medida. Como mucho se apasionará por dos o tres de ellos, pero por los demás seguramente estará dispuesto a comprar algún producto, ver algún partido por TV o revisar sus resultados en Internet. !Incluso hasta considerarlos como destino de vacaciones! ¿Les parece raro? Para nada. Y con la globalización estos casos seguramente sean cada vez más comunes. Pero, ¿qué es lo que nos lleva a simpatizar por equipos tan diversos, con tan pocas cosas en común entre ellos?

La respuesta es justamente esa: que tienen poco en común. Pertenecen a categorías distintas. Es más: ocupan categorías distintas en nuestras cabezas. Por ejemplo, a nadie que siga el deporte con algo de seriedad podría ocurrírsele ser hincha de River y Boca al mismo tiempo, porque ambos ocupan una categoria a la que podríamos denominar “Equipos Grandes del Fútbol Argentino”, y la contradicción sería flagrante.

Las categorías refieren a que son equipos que pertenecen a universos paralelos, que no están destinados a competir entre sí (como por ejemplo una universidad de la NCAA y una franquicia de la NBA), y por lo tanto no generan contradicción a la hora de simpatizar por uno u otro equipo.Ocasionalmente podrían llegar a cruzarse en una cancha (por caso, Deportivo Morón se enfrentó a San Lorenzo en la Copa Argentina 2013), pero podemos establecer que se trata de situaciones más bien excepcionales que no igualan de ninguna manera a ambos contendientes en una misma categoría.

Así que, como un juego, podemos determinar la existencia de múltiples categorías de competidores, tales como:

1) Club grande del fútbol argentino, o de Primera División.

2) Club “no grande” del fútbol argentino: club local, o del ascenso.

3) Clubes extranjeros de fútbol, generalmente de distintos países para generar la menor contradicción posible.

4) Clubes vecinales en los que uno haya participado, en el deporte que sea.

5) Clubes profesionales en el ámbito nacional, de diversos deportes.

6) Clubes profesionales en el ámbito internacional, de diversos deportes.

7) Deportistas individuales, de diversas disciplinas.

Y por supuesto, la mayoría de estas categorías se puede subdividir en infinitas subcategorías: por deportes, por países, por ligas, y quién sabe por qué otras cosas más. Y es posible para el fanático del deporte simpatizar por algún competidor en cada una de ellas subcategorías perfectamente, dado que pertenecerán a universos paralelos que rara vez se cruzan, si alguna vez lo hacen. Y también le es posible seguir agregando categorías, casi hasta el infinito.

Anuncios