Básquet y Vóley: desarrollo de clubes profesionales y populares en el Conurbano

Posted on 15/11/2011

0


Premisas:

  1. En la zona metropolitana (o sea, Capital + Conurbano) hay más de 100 clubes que practican estos dos deportes organizadamente y federados.
  1. Algunos de ellos lo hacen a nivel profesional y nacional. Sin embargo, ninguno de estos tiene el arrastre popular o convocatoria suficiente para volverse relevante en la comunidad y posicionar al deporte en los medios metropolitanos, ni siquiera los clubes grandes como Boca o Lanús.

Puntos de la propuesta:

  1. Establecer cuatro “alianzas” geográficas de clubes, correspondientes a las zonas Norte, Oeste y Sur del Conurbano, y a la Capital. Acá pueden verse a los distintos clubes afiliados a la Federación de básquet porteña, para observarse la cantidad de clubes que corresponderían a cada zona. Acá, los de la Federación de vóley.
  2. Que cada una de esas alianzas genere una “franquicia” para un equipo profesional, dándole un nombre que genere identificación con la zona y/o de fantasía al estilo estadounidense para generar una identidad propia.
  3. Que cada franquicia/alianza pueda contar con los mejores juveniles de sus clubes miembros para desarrollarlos en el equipo profesional, que obviamente tendría que gestionar su entrada en las categorías de ascenso nacionales (sea el Torneo Federal de Básquetbol o la Liga Argentina A2 de vóley)
  4. Que cada franquicia/alianza promocione su equipo a través de clínicas y exhibiciones frecuentes y periódicas en la mayor cantidad posible de sus clubes miembros, además de múltiples acciones mediáticas y culturales que involucren a los más diversos actores de la zona.
  5. Que promocionen sus encuentros también a través de sus clubes miembros, incluso facilitando transporte si es necesario, sin dejar de lado cualquier otro método que pueda ser efectivo en cada zona.
  6. Que cada uno de esos equipos tenga una combinación de colores original y distintiva, para que no pueda identificarse con ningún club miembro en especial, y así pueda identificarse con todos los de la zona. El objetivo final es que cada franquicia logre generar identificación en toda su zona de influencia, y al mismo tiempo potenciar el atractivo social de cada uno de los clubes miembros por ser parte de la alianza/franquicia.

Ejemplo: los clubes de la Zona Oeste podrían armar una “franquicia”, que podría rotar su localía entre el Polideportivo de Hulingham, el CeDeM de Caseros,  el futuro microestadio de Deportivo Morón, el GEI, Ramos Mejía LTC y San Miguel.

Estamos hablando de una región que abarca varios millones de habitantes. Una campaña de branding e identidad cultural que apunte a generar afinidad con la mayor porción posible de su Zona (sea Norte, Oeste o Sur) puede tener un impacto notable.

Por supuesto, la franquicia podría establecerse por sí sola. ¿Por qué la necesidad de una alianza, entonces? Simplemente, para asegurarse la identificación plena de toda la comunidad de la zona, para asegurarse que no habrá un eventual club competidor en la zona para disputarle ni dividirle su público potencial o los sponsors, y para asegurarse la llegada de los mejores juveniles.

Anuncios